UN AÑO DE CÁRCEL PARA LA TWITERA CASSANDRA.

Han pasado casi 40 años desde que celebramos las primeras elecciones democráticas y comenzase el período de la transición. La desesperación a día de hoy es no haber entendido todavía que la libertad de expresión va íntimamente ligada a la libertad de disentir.