VICERECTORA IGUALDAD UV: “NO PODEMOS PEDIR QUE EL DERECHO REGULE CUANDO EL SISTEMA OPRIME”

El poder del estado no puede regular un fenómeno que afecta a las mujeres en situación de desigualdad porque convertir en derecho o norma jurídica, y darle el estatus de trabajo a la prostitución, es profundizar en la cultura dominante, la patriarcal. El discurso de la legalización de la prostitución y el reconocimiento del trabajo sexual solo beneficia al hombre y desprotege a las mujeres en situación de pobreza.