SOCIOLOGÍA GÉNERO ENCUENTRO, VALENCIA

ENCUENTRO CIENTÍFICO INTERNACIONAL E INTERMEDIO DEL COMITÉ DE SOCIOLOGÍA DEL GÉNERO

Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Valencia

Las teorías feministas y de género han aportado en las últimas décadas novedades técnicas, metodológicas y específicas para todas las áreas de la Sociología, cuestionando, con sus aportaciones, buena parte de los paradigmas y visiones epistemológicas dominantes en la sociología. Este congreso ha tenido como objetivo fundamental ser espacio de debate e intercambio en cuanto a los desarrollos más recientes en la Sociología Feminista, de las Mujeres y los Estudios de Género actuales.

Aquí os dejamos resúmenes de algunas ponencias.

LA SOCIALIZACIÓN DE LA INTERSEXUALIDAD. MECANISMOS DE EXCLUSIÓN SOCIAL QUE SE ACTIVAN CON LAS PERSONAS INTERSEXUALES por Arantxa Correas Cebrián.

 

La dictadura de los modelos rígidos de género de los mal llamados DDS (Desórdenes de Desarrollo Sexual),  conduce a los cuerpos de las personas intersexuales  a ser considerados un desafío al modelo dicotómico genital y culturalmente aceptado de: hombre/pene – mujer/vagina.

Así dependiendo de la interpretación cultural que tenga una sociedad, va a haber una aceptación o un repudio hacia las personas intersexuales.

Nuestra cultura rechaza y patologiza las diferencias, motivo por el cual estas personas -generalmente intervenidas casi desde su nacimiento- son excluidas socialmente. Existen en cambio otras culturas donde el nacimiento de una persona intersexual se traduce como un signo de prestigio en la familia, al acoger esta en su seno un ser que se considera completo pues unifica lo femenino y lo masculino.

 

SUEÑOS Y VIOLENCIAS, MIGRANTES LATINOAMERICANAS EN SU PASO POR MÉXICO, por Guillermina Díaz Pérez.

Con la metodología de entrevistas en profundidad a mujeres migrantes ilegales centroamericanas a su paso por territorio mexicano, hemos conocido en esta ponencia casos reales de mujeres en tránsito dentro de un sistema de estructuras de opresión que son múltiples y simultáneas.

Mujeres que migran de sus países de origen para mejorar sus condiciones de vida y la de sus familias. Van, sobre todo, a la búsqueda de entornos de mayor seguridad, lo que choca frontalmente con el grado de inseguridad que sufren en estos trayectos, donde a menudo pagan en dólares, protección para salvaguardar su integridad física y para no ser violadas. Muchas de ellas toman anticonceptivos antes de iniciar su periplo para evitar embarazos no deseados.

En gran medida migran también con la idea de poder enviar dinero a sus familias, bien para atender las necesidades básicas de sus mayores y/o personas más vulnerables de su núcleo familiar, bien para que otras personas de la familia más jóvenes puedan iniciar la migración.


 

LAS POLÍTICAS PÚBLICAS Y LA BRECHA DE GÉNERO EN CONOCIMIENTO POLÍTICO por Rosa Roig i Berenguer

La crisis política ha afectado a todos los sectores con particular incidencia para las mujeres. La brecha de género en conocimiento político es un problema clásico en las democracias occidentales y que ha de resolverse principalmente a través de la implementación de políticas públicas adecuadas.

La investigación que propicia esta ponencia se ha realizado sobre el banco de datos de encuestas del CIS y de la EPA hasta diciembre de 2017, en un intento de aunar la perspectiva sociológica con la politológica. Se trata de relacionar cómo influyen los procesos de modernización en la reducción de la brecha de género.

La base del enfoque sociológico para este trabajo reside por un lado en que la forma en que se formulan las preguntas sobre conocimiento político funciona como un filtro pues no todas las mujeres poseen suficientes herramientas para interpretarlas y por otro lado, en cómo opera el paso en España de una dictadura a un estado de bienestar en democracia con una economía de libre mercado y su traducción e incidencia en el proceso de incorporación de la mujer a la esfera pública y por ende al conocimiento político.

 

MIGRANTES GLOBALES EN CONTEXTO LOCAL. LA INMIGRACIÓN FEMENINA EN CASTELLÓ DE LA PLANA por Mercedes Alcañiz Moscardó

Este estudio cuantitativo muestra la procedencia de las personas migrantes en Castellón con especial atención a las mujeres y su inserción en el mercado laboral entre los años 2000 y 2015 originalmente y ampliada a posteriori hasta 2017. Más de la mitad de la población migrante en esta provincia es femenina y predominantemente rumana.


La teoría de la interseccionalidad preside este trabajo de investigación, ya que aunque la población rumana es la más numerosa, el estudio se hace extensivo a los colectivos del Magreb, Latinoamérica, Europa del Este y a la población Subsahariana. Según la procedencia, esta población se ubica en nichos laborales diferentes.
La interseccionalidad, como estudio de las identidades sociales solapadas o intersectadas y sus respectivos sistemas de opresión y dominación, afecta a las mujeres con un triple barniz discriminatorio, el que hace mención a la etnia, al género y a la clase social, así como a la perpetuación de las cadenas de cuidados: mujeres que dejan atrás, en sus países de origen, a sus familias para venir a cuidar a las nuestras y asumir las tareas del trabajo doméstico.


La población rumana ha asentado su comunidad en Castellón. Una segunda generación (descendencia de migrantes originales) acude a formarse a la Universidad en grados y máster – mayoritariamente mujeres- además, tienen su propia iglesia ortodoxa, sus tiendas y sus servicios.

 

LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN LA MÚSICA por Jaime Hormigos Ruiz, María Gómez Escarda y Rubén José Pérez Redondo.

Desde el punto de vista sociológico, la música, en sus formas más populares, ha participado siempre en el discurso sobre la violencia de género. En su aspecto más positivo muestra el problema e incluso lo denuncia y en el más negativo proyecta estereotipos que justifican y potencian la aparición y perpetuación de este tipo de violencia.

Desde la perspectiva de la función educadora que tiene la música, se observa que esta transmite una información directa que incide claramente en los procesos de socialización.

 

En esta investigación que nos ocupa, se ahonda en el modo en que escuchamos la música. En nuestra cultura, aun sabiendo que en ocasiones esta nos transmite valores negativos (oído social), la seguimos escuchando sin un debate público en profundidad, salvo raras excepciones (La mataré de Loquillo y Trogloditas).

Se han determinado dos tipos de escucha. Por un lado, la escucha simple, relacionada con el ocio, la diversión y el baile, como un acercamiento primario y acrítico donde no se reflexiona sobre el mensaje (moda, ritmo cultural, discurso aprendido y asumido socialmente, industria cultural mediatizada). Y por otro lado la escucha atenta, donde se asocia el mensaje de la música a una época, y donde la experiencia previa y la contextualización del hecho musical sirva de marco para su interpretación. Es un tipo de música que se aparta de la distribución masiva y mediática. Por ejemplo, la música clásica.

Durante el proceso de investigación de este trabajo, basado en el estudio de 350 canciones, se ha observado como desde los años 80 hasta hoy el discurso ha cambiado según los distintos estilos, pero en general no ha ido a mejor.
En la década de los 80 vemos como en las canciones predomina la violencia física. En la década de los 90, la violencia física disminuye y aumenta la simbólica. Y en el siglo XXI se aúnan ambas.

Entre 2002 y 2015 se aprecia un aumento considerable en las canciones de la protesta y la denuncia contra la violencia de género. Lo que probablemente esté relacionado con el asesinato de Ana Orantes, un hecho que marcó un punto de inflexión en la mirada a la violencia machista pues convirtió – a través de su tratamiento mediático- un problema “privado, doméstico e individual” en un problema colectivo. También en 2004 se promulgaba la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Todo ello se reflejó sin duda en las canciones que abordaron la violencia no solo desde el enfoque de género, sino también transversalizando temas como la inmigración y el paro.

Por último, citar, porque también es relevante, el hecho de que las canciones que abordan la denuncia de la violencia de género tienen una duración media de entre cinco y seis minutos, frente a los tres minutos que duran las que la potencian. Estas últimas tienen el formato que se adapta a las radio fórmulas que distribuyen masivamente la música y que son comercialmente más viables y rentables.

¿POR QUÉ LAS MUJERES NO INTERPRETAN DETERMINADOS INSTRUMENTOS MUSICALES? Violencia simbólica en las bandas de música del País Valencià por Javier Caballero Ferrándiz.

Trabajo final de grado del autor desde la Federación de Bandas Musicales de la Comunidad Valenciana (CV) para estudiar las relaciones de género a través de cuestionarios y entrevistas personales.

Existen instrumentos musicales muy masculinizados, sobre todo los de viento metal y percusión, del mismo modo que los hay feminizados, la mayor parte del viento madera y cuerda frotada, principalmente los relacionados con la música de cámara.

¿Afirman la masculinidad los instrumentos masculinizados y la feminidad los feminizados? ¿Se liga así el sexo con la identidad de género? ¿Se confirma de esta forma una dicotomía relacionada directamente con los rasgos de hombre o de mujer y su genitalidad en el universo simbólico de los instrumentos musicales?

Evidentemente, si es así, se corre el riesgo de estigmatizar a una persona si en la elección de un instrumento musical rompe el estereotipo de asignación instrumento/género, lo que en el caso de las mujeres supone además un doble rasero o doble discriminación pues al asociar la idea de feminidad con fragilidad, el nivel de exigencia sube, y la interpelación del cuerpo y el autocontrol siempre están en tela de juicio. Como siempre las mujeres siempre tenemos que demostrar más nuestra capacidad. Además, la rotura del recato estético en estos casos también tiene un tinte discriminatorio. Sirva de ejemplo el hecho de que solo tres mujeres tocan la tuba en la CV, lo que además incide directamente en la falta de referentes.

Claramente de lo simbólico y lo imaginario deriva un consciente limitante que disminuye la probabilidad de que las mujeres interpreten instrumentos musicales socializados como masculinos.

Por último, hay que considerar también el tema de la maternidad. La curva por edad de instrumentistas mujeres, cae en picado a partir de los 32 años.

 ————————————————————————————

Por supuesto con la imprescindible presencia de la mesa de libros de Sidecar, Libros sobre Ruedas

 

Más información sobre el Encuentro, pinchando aquí

Fotografía Grupo Temático 2 Mañana 22 Marzo Aula 2-A3 Facultad de Ciencias Sociales

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 2 =